Luis Chapa


Luis Chapa, se presenta el viernes 19, abril 2019, a las 13:00 hrs. (Museo Manuel Felguérez)

Cuota de Recuperación
Preferente General
$50

El tenor mexicano Luis Chapa estudió en el Royal Northern College of Music en Inglaterra. En 2018 realizó su debut en el Metropolitan Opera de Nueva York como Pinkerton en la producción de Anthony Minghella de Madama Butterfly, mismo año en el que se presentó con ovaciones su anticipado debut en el Palacio de Bellas Artes, como protagonista en la ópera Stiffelio de Giuseppe Verdi.

Entre sus papeles operísticos destacan Canio en Pagliacci, Don José en Carmen, Des Grieux en Manon Lescaut, Radamès en Aida, Erik en Der fliegende Holländer, Hermann en La dama de picas, Pollione en Norma, Maurizio en Adriana Lecouvreur, Cavaradossi en Tosca, Manrico en Il trovatore, Andrei en Mazeppa, Turiddu en Cavalleria rusticana, Don Alvaro en La forza del destino, Luigi en Il tabarro, Calaf en Turandot, además de los protagónicos de Otello, Don Carlo, Samson et Dalila y Andrea Chénier. Presentándose en las principales casas ópera de Croacia, Praga, Polonia, Seattle, Hong Kong, Gales, Austria, Bonn, Basel, Weisbaden, Leeds, Berna, Karlsruhe, Manaos, Darmstadt, Catania y Freiburg; donde fue elogiado como “un tenor heroico de primera clase” por el Badische Zeitung.

Chapa ha trabajado con directores notables, incluidos Alexander Joel, John Copley, Christopher Alden, Calixto Bieito, Mariusz Trelinski y David McVicar. Los compromisos de conciertos de Chapa han incluido Requiem de Verdi con la Orquesta Filarmónica de Stuttgart; una gala de Verdi con la Royal Philharmonic Orchestra de Liverpool; Concierto de Puccini con la BBC Concert Orchestra; Gala de Verdi con la Orquesta Filarmónica de Pamplona, ​​la Sinfonía No.8 de Mahler con la Orquesta Sinfónica de Nuevo León; y una gala con la Orquesta Sinfónica Nacional de Bogotá.

El programa con el que el tenor Luis Chapa se presenta en este Festival, es un viaje a través de las más diversas, representativas y demandantes tradiciones vocales: la canción clásica italiana, la ópera, la zarzuela y el bolero mexicano. Cada una con sus características particulares sobre el acercamiento estilístico, su naturaleza literaria y su función dramática.

La selección comienza con Ottorino Respighi (1879-1936), más recordado hoy por su música para orquesta, específicamente por aquella inspirada por los paisajes romanos y por la influencia que desde su escritura orquestal inspiró a otros, que por su música vocal, que evidentemente le debe a los compositores de canción clásica napolitana por antomonasia, Francesco Paolo Tosti (1846-1916) y Stefano Donaudy (1879-1925), quienes fueron sus contemporáneos.

El “Tristán francés”, se le llama injusta y comúnmente a Werther, epónimo de la ópera de Jules Massenet (1842-1912), uno de los papeles más demandantes para tenor en el canon francés de la ópera, con cuya aria principal inicia la selección de ópera presentada hoy: no solo es un fragmento de enorme belleza, sino de un dramatismo perturbador, pues aquí el personaje sopesa la intención de suicido. Otello es también un personaje icónico en la historia de la ópera, el celoso por antonomasia; en este breve fragmento del tercer acto de la ópera de Giuseppe Verdi (1813-1901), el personaje principal se encuentra triste tras pensar que su amada Desdémona lo ha engañado y va augurando, musicalmente, el final que se acerca. En el mismo “tenor” dramático, de engaños y celos, se encuentra Ridi pagliacci, el aria de la ópera Payasos de Ruggiero Leoncavallo (1857-1919) que culmina esta selección: su inicio quizá sea una de las frases musicales más populares de la historia, es el final de la primera parte y en ella, el personaje principal se lamenta de la infidelidad de su esposa, que acaba de descubrir, pero se insta a sí mismo a continuar con la función.

La Tabernera del Puerto, la zarzuela de Pablo Sorozabal (1897-1988), quizá contenga la página más conocida de la tradición zarzuelera –la versión española para la opereta- para tenor: No puede ser, nuevamente otra historia de celos y desamor. Mientras que La dolorosa, de José Serrano (1873-1941), es menos conocida, quizá por que las zarzuelas de este compositor tenían menos características españolas que las de sus pares, con una influencia muy pucciniana en ellas, no solo en cuanto a lo musical, sino a los temas que trataba, más veristas.

Tratada en su época como héroe nacional, María Joaquina de la Portilla Torres (1885-1951), mejor conocida como María Grever, es quizá nuestra compositora más fecunda de canciones. Todas tienen un sello muy particular de exquisitez y honestidad, de dirección y de preponderancia por su origen literario, algo que quizá le venga de la influencia que tuvo de sus maestros Claude Debussy y Franz Lehar, de quien ella misma contaba: “recuerdo que siempre me aconsejó que no me sujetara a la técnica musical, que fuera espontánea y sincera. Toda mi música tiene ese sello, la sentía y la escribía casi sin pensar, nunca fui rebuscada ni perfeccionista”.

LUIS CHAPA
TENOR

ALFONSO VÁZQUEZ
PIANO
----------------------------------------------------------------------------
Stornellatrice, Respighi
O del mio amato ben, Donaudy
Ideale, Tosti
Nebbie, Respighi

WERTER: Pourquoi me reveiller - Massenet
OTELLO: Dio mi potevi - Verdi
I PAGLIACCI. Ridi Pagliacci - Leoncavallo

LA TABERNERA DEL PUERTO: No puede ser - Pablo Zorozabal
LA DOLOROSA: La roca fría del calvario - José Serrano

--- intermedio ---

María Grever

Te quiero, dijiste
Alma mía
Cuando vuelva a tu lado
Júrame
Despedida

Aquellos ojos Verdes, Nilo Menéndez
Amor mío, Álvaro Carrillo
Dime que si*, Alfonso Esparza Oteo

Galería


Nuestro Festival

Bajo el eje temático: Cultura y Tecnología, expresiones de desarrollo y creatividad. Este máximo foro tiene por objetivo impulsar la apreciación, reconocimiento y disfrute del arte y la cultura del público zacatecano y visitantes, coadyuvando en las políticas culturales del estado para alentar una oferta amplia de manifestaciones universales.