Orquesta Sinfónica Juvenil de la UAA de la UAZ


Orquesta Sinfónica Juvenil de la UAA de la UAZ, se presenta el lunes 22, abril 2019, a las 19:00 hrs. (Teatro Fernando Calderón)

Cuota de Recuperación
Preferente General
$150 $100

Fundada en 2003, la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Unidad Académica de Artes de la Universidad Autónoma de Zacatecas ha recibido múltiples premios y condecoraciones, incluyendo el Gran Premio summa cum laude y Medalla en el Festival Musical de la Juventud en Neerpelt, Bélgica en 2011 y el primer premio “Banda de oro” en el Festival Internacional Musical de la Juventud en Bratislava, Eslovaquia en 2013. Ha participado en el Festival FIAMA del Politécnico de Guayaquil, la Convención de Orquestas Juveniles Universitarias, el Proyecto Mozart de Colombia, el Proyecto “Celebremos el Grito de Dolores en la Isla de la Libertad” con presentaciones en las ciudades cubanas de Matanzas, Cárdenas y La Habana, y el Festival Cultural Zacatecas; al cual ha asistido desde el año 2005.

Bajo la dirección de la maestra Cristina Pestana Alpízar, la orquesta presentará un programa que incluye una pieza del austrohúngaro Franz Liszt y obras de dos compositores jóvenes mexicanos, Obertura mexicana de Rodrigo Lomán y Piedras que hablan de Diego Jiménez de los Santos; la cual estará acompañada de un espectáculo multimedia de la obra de la artista textil Patricia Dunn, inspirada en la naturaleza zacatecana.

Cristina Pestana Alpízar: Dirección

Programa


Rodrigo Lomán (1986)
Obertura mexicana

Diego Jiménez de los Santos (1987)
Piedras que hablan

  • I. Piedra verde
  • II. La Quemada
  • III. Sierra de Cardos
  • IV. Barro

Franz Liszt (1811-1886)
Rapsodia húngara No.2

Para el concierto que ofrecerán en este Festival, la orquesta juvenil de la Universidad ha preparado obras con una fuerte raigambre que puede llamarse nacionalista, de arraigo popular y hasta folclórico. Primero, una obertura del joven compositor xalapeño Rodrigo Lomán (1986), seguida de una obra en cuatro movimientos del zacatecano Diego Jiménez de los Santos (1987) y para concluir, una rapsodia del virtuoso del piano por antonomasia, el húngaro Franz Liszt (1811-1886).

De la trayectoria de Lomán, hay que destacar las influencias de corte folclórico que están presentes en su música y cómo las mezcla con la tradición clásica: ha sido ganador de algunos concursos, y los dos más importantes de ellos, con obras precisamente en esa línea, en 2017 con su “Danza andina” y antes en 2015 con su Concierto para violín huasteco.

Acerca de la Obertura Mexicana y a una pregunta sobre si está inscrita en el nacionalismo de Chávez y Revueltas, el mismo Lomán ha dicho: “No sabría cómo llamarle y prefiero no detenerme a pensar en ello. Simplemente enlazo dos renglones que me apasionan: la música clásica y las formas de la tradición musical mexicana. No me llama la atención los encajonamientos o ubicaciones estilísticas”.

Ahí mismo hay que ubicar la obra Piedras que hablan, cuyos movimientos tienen títulos evocatorios del paisaje zacatecano: Piedra verde –significado de Chalchihuites, una localidad conocida por su sitio arqueológico-, La Quemada –la zona arqueológica más representativa del estado-, Sierra de Cardos –ubicada a unos kilómetros de Jerez, en la Sierra Madre Occidental- y Barro.

Igualmente implicado en la defensa del patrimonio autóctono y de una música nacional, Liszt escribió entre 1843 y 1853 una serie de diecinueve rapsodias húngaras, de las que ésta, la número 2 en do sostenido menor quizá sea la que haya alcanzado más fama y trascendido la escena de la música clásica, al ser utilizada para musicalizar lo mismo teatro que cine, televisión y la famosa serie de dibujos animados. Hay que decir que todas fueron escritas originalmente para el piano, siendo orquestadas algunas de ellas por Franz Doppler, alumno de Liszt.

La Rapsodia Húngara no. 2, abre con un tema sombrío y grave, por ahí comienzan a aparecer ritmos breves que van introduciendo el tema principal, basado en la danza típica “czardas”, de contagiosa energía e irresistible empuje.

Galería


Nuestro Festival

Bajo el eje temático: Cultura y Tecnología, expresiones de desarrollo y creatividad. Este máximo foro tiene por objetivo impulsar la apreciación, reconocimiento y disfrute del arte y la cultura del público zacatecano y visitantes, coadyuvando en las políticas culturales del estado para alentar una oferta amplia de manifestaciones universales.